Yoga para niños, en casa 2

Yoga para niños, en casa

Muchas personas piensan que el yoga es una disciplina que practican los adultos, pero, algunas de las posturas del yoga, también son fáciles de realizar y apropiadas para los niños o niñas, y, que pueden serles muy útiles en su rutina diaria.

yoga para niños en casa

Muchas posturas de yoga están inspiradas en diferentes elementos de la naturaleza: animales, plantas o formas. Según los yoguis expertos estas posturas permiten a quienes las practican llegar a sintonizar con nuestro propio cuerpo y con las manisfestaciones energéticas de los animales, plantas o formas de la naturaleza.

El yoga lo pueden practicar todas las personas sin importar la edad o el cuerpo físico que tenga cada uno. Los niños o niñas, tienen más capacidad para adaptarse a los cambios de nuevos hábitos que además les aportan los mismos grandes beneficios que a los adultos. En general, es muy beneficioso para los niños o niñas nerviosos, inquietos, con trastornos de nivel bajo de atención o concentración e hiperactividad

El yoga les aporta beneficios y ayuda: a controlar y expulsar de una manera saludable sus elevadas cantidades de energía, aumentar la fortaleza muscular y vertebral, corregir la postura y reducir posibles desviaciones, reducir el dolor de espaldar, a tener un estado emocional más tranquilo y equilibrado, entre otros beneficios de la práctica del yoga.

Los niños o niñas, también son más flexibles que muchos adultos, por eso la mayoría de las posturas les resultarán cómodas y divertidas como un juego. Estas son las asanas básicas más recomendables para iniciar a los niños o niñas en casa.

El secreto del yoga, junto a las asanas y la meditación, es la respiración. Con la práctica del yoga el niño o niña aprende a respirar de manera adecuada, correcta y profunda, inhalando por la nariz despacio mientras se hincha el estomago y llega más oxígeno a la parte baja de los pulmones, que reparten el oxígeno con menor esfuerzo al corazón y al cerebro, mejorando el funcionamiento del sistema respiratorio y relajando la mente, ya que, si la mente esta tranquila y la respiración regulada, se frenan los pensamientos. Para comenzar la práctica de los ejercicios, los niños o niñas igual que los adultos se recomienda ropa holgada y cómoda de algodón, los pies descalzos o con calcetines, buscar un lugar tranquilo para comenzar con sus padres o hermanos a practicar yoga. Cuando aprende los ejercicios los puede practicar por la noche para relajarse, descargar tensiones y dormir más tranquilos. Por la mañana para estar preparados con energía para encarar el nuevo día.

Posturas de yoga para niños. De 3 a 7 años

A la edad de 3 a siete años los niños aprenden a concentrarse en su propio cuerpo y a no perder su capacidad innata de flexibilidad. El cerebro necesita ejercicio y juego para ir desarrollando de manera plena el intelecto. Las clases de yoga para niños o niñas de estas edades, se realizan explicando cuentos en los cuales los niños con la posturas de animales se imaginan ser un animal y se convierte en el durante el ejercicio, lo mismo se hace con posturas que imitan plantas o formas de la naturaleza. De esta forma con juegos se les enseña la forma correcta de respirar y relajarse.

posturas de yoga para niños

Postura Saludo al sol o Surya Namaskar

Esta postura se practica para precalentar antes de inciar una clase de yoga.

Se comienza de pie, realizar 3 inhalaciones profundas, en la siguiente inhalación se debe levantar los brazos hasta sobre la cabeza, a la vez, que presiona sus pies hacia abajo, después estirar la cintura y columna hacia arriba, mientras expulsa el aire bajar el tronco corporal hasta tocar con las manos la alfombra o esterilla doblando un poco las rodillas. Al coger de nuevo aire, se eleva despacio el tronco a la vez que estira los brazos hacia arriba.

Este ejercicio se debe realizar de 6 a 8 veces.

Postura de la montaña o Tadasana

Esta asana es una de las más fáciles de realizar.

De pie con los pies en paralelo apoyados con firmeza en la alfombra o esterilla, se aconseja al niño que se relaje y que vaya estirando por completo la espalda y el cuello despacio. Después pedir al niño o niña que estire los brazos a los costados del cuerpo con los codos señalando hacia atrás a la vez que se concentra en su respiración para que sea lenta y profunda al inhalar y al exhalar.

Postura del árbol o Vrikasasana

Se comienza de pie, las piernas juntas, la respiración lenta por la nariz al inhalar y expulsar por la boca, los brazos estirados apoyandos en las caderas, indícale que se concentre en el objeto que elija y esté frente a él. Después elevar el pie derecho y que apoye la planta del pie en la parte interna más alta que pueda del muslo izquierdo.

Cuando el niño o niña haya conseguido el equilibrio de la postura y el cuerpo, debe levantar los brazos hasta unir las palmas de las manos por encima de su cabeza.

Esta postura debe aguantarla 7 segundos, después, despacio bajar el pie derecho y repetir el proceso del ejercicio con el otro pie.

Una vez terminado el ejercicio con las dos piernas, descansar 30 segundos para relajarse antes de volver a realizar el ejercicio.

Esta postura de yoga ayuda a los niños y niñas a equilibrar el cuerpo y estirar el pecho, fortalecer piernas, brazos y manos.

Yoga para niños, en casa 3

Postura del perro boca abajo o Adho Mukha Svanasana

La postura del perro boca abajo, comienza inspirando lenta y profundamente, después doblar la parte superior del cuerpo, brazos hacia abajo hasta tocar la alfombra o esterilla con las palmas de las manos, a la vez que eleva los glúteos lo más que pueda, pies juntos. De esta forma se estiran los perros, y es muy útil para estirar todo el cuerpo y para tener una visión con otra perspectiva distinta.

Postura del arco o Dhanurasana

Para empezar el niño o niña debe tumbarse boca abajo sobre la alfombra o esterilla, inhalar y doblar las rodillas mientras expulsa el aire. Después tiene que coger con sus manos los pies a la vez que estira el cuerpo y mira al frente, debe aguantar la postura 5 segundos y podrá tumbarse. Esta postura ayuda a las niñas y niños a mejorar la postura corporal y a fortalecer los músculos de la espalda.

Postura para relajarse

Esta postura se utiliza al final de la clase o sesión de yoga para ayudar a relajar el cuerpo y la mente de forma tranquila en ocasiones de estrés o de nerviosismo.

Se hace tendido con la espalda en el suelo, los brazos y piernas extendidos y relajados. Sin ningún tipo de tensión, centrando la atención en la respiración lenta y profunda desde el estomago. Esta postura se aconseja para estimular la meditación y la reflexión.

Otra información que te puede interesar

Como mejorar tu inteligencia emocional

Beneficios de la Inteligencia emocional en la salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *