Ser un Alma Libre

Ser un alma libre lleva un tiempo, el alma libre se forma después de haber estado mucho tiempo dominada y dependiente de las opiniones, deseos y gustos de los demás.

ser un alma libre

Ser un alma libre, más allá de su espiritualidad, responde al tipo de personalidad que ha alcanzado un alto nivel de madurez, de las habilidades y capacidades psicológicas basadas en el crecimiento, el desarrollo, la autonomía, la seguridad y confianza personal.

No es fácil alcanzar este nivel de crecimiento personal, que tiene una serie de características, actitudes, formas de interaccionar con la realidad, de ser, sentir y actuar.

Según los expertos en crecimiento personal y en psicología motivacional, el miedo es el que veta nuestras oportunidades.

El psicólogo estadounidense, Richars Lazarus, Universidad de California, Berkeley, dice que ante un acontecimiento, lo primero que hacemos es analizarlo y calificarlo.Si lo calificamos como amenaza para nosotros, valoramos las estrategias con las que contamos para enfrentarnos a ella. Si pensamos que no tenemos los recursos para enfrentarnos a la situación, ésta nos produce miedo. Por lo que hay que aprender a enfrentarlo y superarlo.

Un alma libre no es, siente o actúa desvinculándose de lazos, responsabilidades o vínculos de relación afectiva que permitan echar raíces.

Las almas libres se definen por unas características de actitud y maneras de interactuar con la realidad, lo que sin duda, aumenta la capacidad para ser más aptos y tener más seguridad ante las adversidades de la vida.

Donde los apegos tóxicos o dependencias que asfíxian, no tienen cabida.

A continuación te dejamos algunas dimensiones y te proponemos que descubras si te definen en cuerpo, mente y alma.

Eliges, pensar y actuar sin necesitar la aprobación de nadie

Cuando se llega a un alto nivel en nuestro crecimiento y desarrollo personal no se necesitan las aprobaciones de los demás, es sin duda un enorme paso.

como ser un alma libre

Desde la infancia mientras recorríamos el camino de nuestra vida, hemos necesitado en muchas ocasiones la aprobación social.

En primer lugar de nuestros padres, por nuestros iguales, las relaciones afectivas de pareja o en el entorno laboral, después.

Mostrarnos tal cual somos, con sinceridad al hablar con el corazón es un proceso de largo recorrido personal, que no se logra en poco tiempo.

Esto lo consiguen las auténticas almas libres.

Confiar en ti, es vivir sin miedo

Al dejar ir las preocupaciones y dejar de vaticinar fatalidades avanzamos con más seguridad.

El miedo debe de estar siempre lejos de la felicidad. Pero, para cruzar ese camino necesitamos una mochila llena de una adecuada autoconfianza y autoestima.

Eres auténtica, espontanea y descarada

Eres de esas personas sin filtros ya en sus palabras porque has realizado un proceso mental para saber poner siempre por delante la verdad.

La sinceridad y el descaro te definen y hacen aflorar sonrisas y establecer complicidades.

Las almas libres son personalidades auténticas y su ser interior ya no acepta vivir con censuras.

Almas que han conseguido contactar con su mente y sus valores demostrando a todos que comprenden la vida con pasión.

Sabes luchar por lo que quieres y te hace feliz

Muchos piensan que el alma libre es poco responsable, le gusta evadir sus responsabilidades y vivir libremente sin preocupaciones. Los que piensan así están muy confundidos.

señales de que eres un alma libre

El alma libre sabe luchar por lo que cree, sus valores, aquello que quiere, le hace feliz y le identifica.

Todo lo demás no tiene ninguna importancia.

El alma libre, no crea apegos afectivos

Para las almas libres el apego afectivo es un enemigo que frena el crecimiento personal.

Saben establecer relaciones afectivas sin depender de la person a quien aman.

Se entregan a fondo en cuerpo y alma, ofreciendo sin miedo lo mejor de sí mismos a los que aman y ven el amor sin ataduras ni apegos.

El alma libre aprecia las cosas pequeñas de la vida

Ser libres es no aferrarse al apego afectivo que frena nuestro crecimiento y desarrollo personal y alza muros a nuestra forma de sentir y vivir. No aferrarse nos hace libres para seguir viviendo la vida de la forma que nos gusta sentirla y vivirla.

Esta libertad afectiva se consigue aprendiendo que lo más importante en la vida son las sensaciones y los sentimientos, no las cosas.

Las sensaciones que percibimos por las experiencias vividas sencillas y cotidianas como en una conversación, durante un paseo por el bosque, descubrir nuevos lugares en un viaje o abrazar, jugar y caminar con nuestra mascota.

Las personas que viven todo el tiempo haciendo cosas o preocupadas son incapaces de disfrutar y apreciar esos detalles cotidianos que las almas libres si identifican, fomentan y valoran.

Ser libres es una actitud que necesita firmeza y perseverancia, sabiendo que en ocasiones es necesario alejarnos y dejar atrás algunas cosas o personas que impiden o frenan nuestro crecimiento y desarrollo personal.

Otra información que te puede interesar :

Meditación Vipassana

Como gestionar la culpa para vivir feliz

Como gestionar la ira

Deja un comentario